15 abr. 2011

Agarrate que se viene...


El viernes 15 de abril visitarán a nuestra ciudad la murga uruguaya Agarrate Catalina. Sorpresiva y exclusivamente, alumnos de 2° y 3° año presenciamos una charla con los representantes de la agrupación en nuestro salón, culminando con una muestra de cantos y percusión propia del murguista. Un lujito de jueves por la noche.



14 abr. 2011

Quid Pro Quo

Quid pro quo (latín: «algo por algo» o «algo a cambio de algo» ; también latín medieval: quiproquo) es una expresión que originalmente se refería al error de confundir dos términos similares. La locución se refiere, literalmente, a la confusión producida al usar el pronombre interrogativo/indefinido singular de género neutro en caso nominativo (quid) cuando debiera de usarse en caso ablativo (quo). El sentido original de la locución es, pues, cometer un error gramatical. Se usaba figurativamente para indicar un error conceptual, o la confusión de una persona por otra semejante.


Y dos ejemplos:


LOS SORDOS de Germán Berdiales

PERSONAJES
El Pasajero
El Chacarero
La Patrona
La Sordita

EL PASAJERO
(APARECIENDO A ESPALDAS DEL CHACARERO) ¡Eh, buen hombre!... ¡Buen hombre! (COMO EL CHACARERO NO LE ATIENDE) ¡Ni que fuera sordo como yo! (LE TOCA UN HOMBRO) ¡Oiga!

EL CHACARERO
¡Hola! ¿Qué tal? ¿Qué desea?

EL PASAJERO
Usted, que ha de conocer estos pagos...

EL CHACARERO
Sí, señor, Rudecindo Lagos, para servirle.

EL PASAJERO
Hágame el favor de hablar más alto, porque soy bastante sordo.

EL CHACARERO
¡Si no grita más no podré entenderle porque soy un poco torpe de oído!

EL PASAJERO
¿Podría indicarme dónde queda la estancia "Los Leones"?

EL CHACARERO
¡Claro que tienen fragancia mis melones! Es que son muy buenos; le haré traer al algunos para que los pruebe.

EL PASAJERO
¿Nueve? ¿Nueve qué? ¿Nueve leguas? ¿Tanto? ¡No puede ser!

EL CHACARERO
(POR LA PATRONA QUE APARECE EN ESTE MOMENTO EN LA PUERTA DEL RANCHO) Sí, ésa es mi mujer. (A LA PATRONA). Oye, tráele a este hombre una docena de melones, para que elija algunos.

LA PATRONA
¡Ahá, muy bien! ¿Así que este caballero quiere tener relaciones con nuestra hija? Tanto gusto, señor. En seguida se la presentaremos. (GRITANDO HACIA EL INTERIOR DE LA CASA). ¡Mariquita!... ¡Mariquita!... Esa chica es más sorda que yo, todavía... Un momentito, siéntese... (SE INTRODUCE EN LA CASA).

EL PASAJERO
¿De modo que usted dice que la estancia "Los Leones" queda a nueve leguas de aquí?

EL CHACARERO
Sí, señor; se lo he dicho y se lo repito. La fragancia de mis melones es exquisita...

(APARECE LA PATRONA CON LA SORDITA)

LA PATRONA
No grites, hombre; aquí está Mariquita. (A SU HIJA) Bueno, hija, aquí tienes a tu pretendiente...

LA SORDITA
¡Ay, mama! ¿Cuántas veces quiere que le diga que no me duelen los dientes ni nada?

LA PATRONA
¿Que no tiene nada? ¿Y tú qué sabes? A lo mejor resulta que es rentista.

LA SORDITA
¡Mamá, por favor! ¿Para qué quiero un dentista si yo no tengo enferma la boca?

LA PATRONA
Ya sabes que tu madre pocas veces se equivoca: ha de ser rentista nomás.

EL CHACARERO
¿Y los melones, mujer?

LA PATRONA
Es lo que yo le digo, ¿por qué te pones así, hija?

EL CHACARERO
Pero, si no le traes ninguno, ¿cómo quieres que elija?

LA PATRONA
Es que tú ya sabes cómo es esta niña; ella quiere salir siempre con la suya. (AL PASAJERO). Esta es mi hija, se llama Mariquita.

EL PASAJERO
¿Cómo cerquita, si su esposo me ha dicho que faltan nueve leguas?

LA PATRONA
(AL CHACARERO) ¿Qué dice este hombre de las yeguas?

EL PASAJERO
Sí, y como ya quedan pocas horas de luz.

LA SORDITA
No, todavía no soy señora.

EL PASAJERO
No se ni siquiera si es bueno el camino.

LA SORDITA
¡Ah, yo no pretendo que usted sea adivino; me he limitado a hacerle saber que a la fecha sigo soltera!...

EL PASAJERO
¡Ah!, ya entiendo: ¿llegando a la tranquera, sigo hacia la derecha?¿Y de ahí, a "Los Leones"?

EL CHACARERO
¡Ah, como buenos, le aseguro que son buenos! Y puedo mandarle todos los que quiera...

EL PASAJERO
Sí, ya me dijo la señorita: de la tranquera a la derecha.

LA PATRONA
Yo no digo que usted no la quiera a la chica, pero convendría que fijara fecha...

EL PASAJERO
(DESAPARECIENDO) Hasta otra vez, y perdonen la molestia.

LA PATRONA
¡Oiga, oiga! ¡Más bestia será usted, atrevido!

EL CHACARERO
¿Qué? ¡Tiene razón!, ¿o iba a esperar hasta mañana a que le trajeras los melones?

LA PATRONA
No y no. Jamás consentiré que nuestra hija tenga relaciones con semejante gente.

LA SORDITA
Déjelo que se vaya; total aquí a nadie le duelen los dientes...

EL CHACARERO
No es que te lo reproche, pero hubiera comprado tres o cuatro...

LA SORDITA
¡Ay, qué bueno eres, papá! ¿Oyes, mamá? Díce que esta noche nos llevará al teatro a ver las comedias.

LA PATRONA
¡Cierto!, ya me había olvidado de que tenía que zurcirle las medias. ¿Sabes dónde he dejado la lana azul?

LA SORDITA
¡No me digas! ¿La comedia de Barba Azul? ¡Qué bonito título! ¡Ay, qué contenta estoy madre mía!

LA PATRONA
Es lo que le digo siempre a tu padre; ¡que Dios nos conserve esta armonía!, porque el día que no nos entendamos, esta casa será un infierno...

TELON.

___________________________________________________________________________________________

OMNIBUS, de Sam Karman